Búsqueda personalizada

15/3/19

Tempestad


Ignotos derrumbes continuaron meditabundos.
La piel del sol inauguró destellos con un precipitado frenesí;
la tez de la luna conjuró distracciones en un mundo pleno,
boquiabierto y sumiso.

Cada tesón aligeró el diamante de las burbujas de los vientos,
y, cada cristalería, el mausoléico desgaste profanando vértices.

Al abrir la gota, vi sus siglos;
al cerrarla, oí el grito de los abismos.
Al abrir y cerrarla, contemplé el desahucie de toda molicie final.

No hay comentarios:

Powered By Blogger