Búsqueda personalizada

23/9/17

Espada

Caducaban hemisferios cuando la espada se alzó. Doctrinas de mundos temidos; plegarias de monjes alados.
Cuando el hechicero elevaba su arma, una multitud -aquietada- contempló. Vio las heridas, subyugó sus adoraciones, y petrificó más aún su inmovilidad. Cuando el brujo alzaba su espada, los hombres, con sus palos enhiestos, permanecían inmóviles. Y las personas miraron, y ese hombre miró.
Aquel hombre de pociones, arrojó su espada. Aquella instruida persona, se deshizo de ella.
La multitud, atónita, asimilando su labor, encendió los palos que fueron antorchas. Y bajo una lava gris advirtió que el mago se retiraba.
Consejos de estandartes vivos arreciaron atómicas visiones. El hechicero debía irse. Su espada, olvidada. La multitud necesitaba conservarse; aunque desconociendo el rito transformándolos en brujos.

No hay comentarios:

Powered By Blogger