Búsqueda personalizada

24/6/17

Dos frecuencias

Cabe la misma frecuencia en todos los seres humanos. Emanación a ultranza, equivaliéndose bocanal: rincones añejos.
Frecuencia insípida, frecuencia voladora, es vibración invisible más allá de ambivalentes recodos. Y surge frente a cada uno siendo sus habitaciones, sus letreros y sus perennidades. Pero se presenta una variación: la frecuencia cambia hacia otra.
Las casas desaparecen; los parques, los vehículos; cielo y tierra. Y, en esa nueva frecuencia, todos ven una puerta, la misma, todos la observan por más que no quieran abrirla.
En el detenimiento contemplan la totalidad de la aparición. En el aquietamiento; en el anquilosamiento, la ven prohibida, solo permisible a quien portase una llave, una herramienta diminuta. Aunque completamente visible dentro de otra frecuencia, la anterior. 

No hay comentarios: