Búsqueda personalizada

15/4/17

Diálogo rocoso

Dos rocas pequeñas establecían madrugadoras pláticas. Mientras el resto se alivianaba, mientras el diálogo oraba espátulas de carbón mortecino.
Ellas, convencidamente, se demostraban qué harían cuando murieran; se comunicaban qué harían cuando fuesen solo polvo. Pronosticaban atravesar el sol, hundirse en la tierra y descansar sobre las aguas. Pero desconocieron qué y cómo hablaban.
Advirtieron que resplandecía el polvo desde una hacia otra. Advirtieron, y avistaron, sus desgastes mientras aquellos conformaban el diálogo. Las diminutas piedras hablaban entre sí, y cada palabra estaba constituida por el polvo erosionado.
Desde ese hallazgo, deciden mantener silencio; y así, prolongar sus vidas. Desde ese entonces callan. Y, sin más polvaredas haciendo pláticas, persevera su escasa corporeidad, y el silencio, derramado, aunque vivo como una ausencia.

No hay comentarios: