Búsqueda personalizada

29/4/17

De sombras

Cuando las noches cubrían los espacios, los días prometían resignarse. En aquel horizonte, bajo aquel cielo, y sobre aquella pradera.
Varios habíamos compartido las sombras producidas, causadas por los árboles y montes. Habíamos designado un tropel de suficiencia; es que, mientras estábamos bajo ellas, teníamos cuerpo. Cuando nos refugiábamos bajo las sombras, nuestra corporeidad era vista, era percibida; aunque por nosotros solamente. Y si íbamos hacia la luz, donde la claridad apremiaba, no éramos vistos, ni sentidos.
Pero luego, ahora, todo participa de oscuridades. No hay ni habrá luz. Se ha desterrado; se ha fugado detrás de las lunas y debajo de las nubes.
Pero luego, desde que nada es invisible, todos añoramos las luces; donde había tratados silenciosos e intimidades guarecidas.

No hay comentarios: