Búsqueda personalizada

25/2/17

Líquido

Sin horizontes, sin continentes, sin fondo ni superficie, los planetas del universo repetían la infamia de la inhabitación. Podría suponerse que existían los términos; que existían muros que contuvieran vida. Aunque acá, acá y allá, nada –excepto agua- desplegaba sus fauces ante dragones de fuego.
Salvo imágenes de peces en estado líquido, ningún animal vivía entre las aguas. Tampoco había vegetales ni minerales. Atenazados mediante una oscuridad absoluta, aquellos peces desprendían luminosidad en torno. Y nadaban, y buceaban y exploraban, más y más sitios queriendo alcanzar un utópico fin a ese universo.
Pero hubo un pez que viajaba solo. Y al exhalar expelió una burbuja de oxígeno. Ese pez, también transparente e irradiador de luz, murió durante sus travesías solitariamente. En vida creyó hallar otros que, aunque con otras diferencias, nutriesen la disparidad. Pero no, jamás disidencia alguna logró cautivar a quien muerto dejó su luz suspirando oscuridad.

No hay comentarios: