Búsqueda personalizada

29/10/16

Ida

Da pasos, se vierten; camina, un animal, saliendo del lago. Frecuenta frío, frecuenta humedad, pero se dirige hacia un brioso organismo, hacia el desierto para luego regresar.
Aquel animal sutura patrimonios de sagrados conciertos desenvolviéndose ante la arena. Teme secarse, teme que se evaporara su piel y pelaje. Teme, aquel animal, una ida sin retorno cuando avista, cuando preludia, el vasto asfixie de sus futuros suelos comprometiéndose.
Se incendia. Busca agua; no la halla. Bajo el sol astral tiñe coloridades hasta semejarse a nubes jamás existiendo, a suelos siempre sedientos. Y camina, aún; y segrega, mientras, ansias por hundirse en el infierno de ese fuego.
Ya opaco, se dirige hacia el lago, sus aguas. Permanece paralelo al camino inicial, hasta su sentido. Pero esta vez no percibe calor, no se nutre del acuciante desmiembre solar impartiéndose dentro de su sien. Y llega.
Esta vez desciende en el lago, aunque sin mojarse; esta vez mueve sus branquias, aunque sin respirar, esta vez, sólo esta vez, desde aquella cuando murió en el desierto.

No hay comentarios: