Búsqueda personalizada

15/10/16

En movimiento, quietos

Un millar de hombres constituía un mural. Quitaban pavores ante refugiados de otra especie; quitaban temores y, bajo sus pies, cien formas divinas estereotipaban consuelos.
Cuando ese grupo había sumado un millón, decidieron acatar leyes impostergables de sus ansias: decidieron fundirse.
Uno al lado del otro, y en movimiento, caminando hacia una dirección unívoca, formaban un muro. No resultaba demasiado elevado, ni regular en su altura; pero sí distante oblongamente. Uno al lado del otro lo había hecho, tras un mero diseño desde los antojos de un singular equipo arribando. Y poco caminaron, poco recorrieron, antes de descomponerse.
Desde entonces solamente conforman un muro permaneciendo uno al lado del otro; aunque sin moverse, aunque sin caminar. Quietos hasta el entumecimiento más precoz, lo mantienen. Y también con criterio devenido desde ese equipo de sujetos; equipo del que formo parte, equipo cuya membresía copa todas las dudas que pudieran ofrecerse ante mi lealtad. Y la pregunta, su pregunta acerca de qué representaría la humanidad: un avance o una quietud en su espíritu.
Ya que debo constatar el resultado, deduzco que ambas circunstancias, que ambas clases de muros –el quieto, el móvil-, no interfieren en sus aspectos, aunque sí en sus direcciones. Unas veces interfiriendo el paso, otras permitiéndolo.

No hay comentarios: