Búsqueda personalizada

6/8/16

Héroe

Recordaba haber combatido, y haber vencido. Recordaba que no había sido su guerra por más que hubiese estado en ella; aunque la tramitase siendo esfinge hercúlea y perito, personaje y referéndum de cuanta muerte ocasionara.
Solamente remembranzas alcanzaban días y noches desolando todas sus variantes, su sol, su luna, todo vestigio madurando perpetuo. Cada vez que notaba haber sido el único sobreviviente, un imperio de agonías clarividentes esfumaba detrimentos de soledad ferrosos. La caída de la luz, su vértigo promoviendo la venida de la oscuridad, denotaban otras batallas, otros combates para darse.
Y aquel héroe, único sobreviviente, tras haber experimentado su primer duelo, vio el segundo al enemistarse la tierra con los astros. Y, así, devino el fin, la extinción de todo ser vivo –después recordado-; aunque él, el héroe, residiera en un más allá donde respirar resultara un don dado por los dioses.
Desde que presenció batallas, el único remanente hubo sido un recuerdo. Desde que hubieron finalizado y él sobrevivido, recordó, aquel hombre, toda la vida donde ya toda la muerte se infundía entre sus costillas. Quiso morir, quiso verter su sangre hasta ceder y no recordar, no volver a resucitar remembranzas sitiándolo. Pero no supo, es que desconocía una nueva afrenta dada entre su memoria revuelta y su paz buscada; y ese combate lo extremó condicionándolo.

No hay comentarios: