Búsqueda personalizada

2/7/16

Indescifrados

Revertía el camino de los mensajes llegados a su sien. Devolvía cada latir donde se había causado; donde se había hecho producto de indescifrables comunicados librados a tropel.
Cada uno de los mensajes se emitía en el entorno. Iba y volvía; yendo desparramaba intacto frenesí instantáneo que regresando persistía en adoctrinarse bajo sulfuros de bastiones inservibles. Y si más iban, más volvían, más regresaban atentando volátiles humos para trepar caudalosos. Es que ese hombre, ése a quien llegaban los comunicados, estentoreaba algunos mensajes retornando hasta oídos planetarios con agujerosos silbos. Ese devolvía auténticamente cada frase adjuntada a otra hasta multiplicar cada sensación -cada rasgo, cada figura- de quienes vociferaban.
El mero hecho de ser receptor resultó indispensable elemento para discernirse unilateral, aunque la máxima de atiborramientos fuese cruel disputa de colmos y pluralismos. Cada emisión, una detonación; cada retorno, silabarios recreados sobre las máculas invisibles de las cortesías.

No hay comentarios: