Búsqueda personalizada

4/6/16

Desplazamiento

Tendrán sitio al ocupar aquel mundo terrenal. Descenderán los dioses hasta la tierra haciéndose mundanos, aclimatándose se aferrarán a un supuesto centro, una órbita, para declararse hegemonía siempre dispuesta.
Tendrán sitio los dioses celestes, aunque también así los hombres, los moradores del planeta. Tendrán su espacio, sí, pero será en el infierno, bajo toda superficie clarividente; y los demonios irán hasta las alturas. Conservarán, dominarán impíamente a quienes hacia ellos fuesen. Y, de este modo, ocurrirá un desplazamiento, una sucesión de establecimientos quietos, mudos, quejosos y longevos.
Sucederá cuando sobre montes de sacrificios reinasen turbas marchas con la tez de cada seguidor. Sucederá con o sin tronos; pese a que con vértigo, con la verborragia divina de quien siendo numen espantara niveles de visiones, de miramientos, se cosechas y plantaciones.
La tregua devendrá y aquellos humanos aprenderán a caminar sobre lava; aquellos demonios existirán con coros beatos y distinguidos; y los dioses, la celestial comuna indivisible, revivirán miles de vulgares agasajos sobre su tierra ya enjuiciada.
Pero ellos lo desearon, los dioses hubieron realizado sus deseos al descender. Aunque hasta ese mundo, esa tierra, y no, jamás, bajo volcanes de ardientes candencias solapándose auríferas rupturas.

No hay comentarios: