Búsqueda personalizada

28/5/16

Cubierto

Solían cambiar ubicaciones al cubrir cada atrio. A veces se dirigía la arena quitando el agua; que caía, se desprendía, que cayéndose amedrantaba bosquejos de numerales sinsentido.
Sobre la tierra, ocupaban toda superficie, aguas encima unas de otras. Una gota sobre otra. En y entre, donde cabían a través de circunspectos espacios desarrollándose en todo plano y vértice, y arista. En columpios de hierro ahuecados donde traspasaban las aguas toda su interioridad filarmónica.
Y cuando emergía el agua desde su sustento elevándose más y más hasta las proximidades de los cielos, empujando las arenas las desembocaban con cadencias siempre milimétricamente sofisticadas. Y caían, ocupaban las superficies sin medianías, sin matices de  qué habría mientras durase la progresiva variación entre agua y arena.
Solían cambiarse ubicandos sobre la tierra mortecina aquellas plagas de materiales vivos al emerger, y al descender. Al encresparse, al sumergirse; siempre dorando suelos y techos de constitutivos parlamentos; al treparse, al insertarse, nunca subestimándose dualidad consternada.

No hay comentarios: