Búsqueda personalizada

20/2/16

Seguimiento

Continuaban a los movimientos sabiéndolos cauterizantes. Demandaban más aciertos ante ellos convencidamente hasta la imploración de vejámenes.
Pulcritudes en todas las situaciones habían hecho seguidos trámites de olvidados refranes. El vínculo, la gota de pudor doméstico hacía observantes remotos. Y construían peldaños hacia un miramiento en común: seguir con sus ademanes, con sus cuerpos, a los objetos.
Validaban más y más aciertos cuando cerca estaban; cuando podían residir en sus entornos, cuando podían exigirles influenciables catadurías. Y no solo una reiteración casual, sino un vértigo hacia sus intimidades fenomenológicas.
Los hombres, aquellos hombres y mujeres con sus niños, irritaban la clandestinidad de los elementos que se movían. Los enmarcaban con miramientos sigilosos ocupando cada uno de sus reflejos con similares perpetuidades. Y fue probable la consecución, y fue consumada la tregua bélicamente transmigrando desde animaciones irregulares.
Las personas, aquellos, hicieron un rito de los objetos móviles. Hicieron perseguimientos frente a causas y efectos de los fenómenos inmiscuidos en los elementos. Aquellos, ellos, confirmaron un ritual desposeyéndose hasta indiferenciar vida de muerte.

No hay comentarios: