Búsqueda personalizada

3/1/16

Pisando

Camina hundiendo calamidades. Por fuera, por dentro; insisten anomalías entre horizontes de un solo mundo.
Unívoco, respeta senderos hacia su hogar; hacia una misma siembra de antologías rememoradas contra la sujeción de las pausas. Dice ser quien sabe caminar; dice ser quien sabe dar pasos uno tras otro hasta que los orbes resultan invariables. Las permutas por adoquines de arena se sumergen bajo astros de ninguna cepa. Infusiones de maíz arrostran subrepticias mareas de tediosas unciones en el océano de las superficies. Y da un paso, da otro sobre un sendero hasta notarse perdido.
Su paseo retiene horas y resguarda latitudes. Su marcha no varía al ver que sus extremidades se hunden en el cemento. Sigilosamente eleva una pierna, vuelve a pisar y la ve atravesar la linealidad horizonte de cuanta senda hubiere.
Andares de su imagen ejecutan cimientos flexibles donde cada paso se hunde, se sumerge ante cada recodo y longitud del recorrido dado. Andar que no lo ingiere completamente hace de él un hombre que interferirá con su camino aunque nunca, jamás, tras haber saltado y aferrado al entorno, su despedida frente al hogar ya en las profundidades.
Hundido, olvidado, lealtades de otros sofismas conquistarán su sitio durante un eterno paso sin descansos beatíficos. 

No hay comentarios: