Búsqueda personalizada

9/1/16

Mismo umbral

Perenne puerta se establece incongruente. Las sabias marchas a su través aligeran llegadas a un mismo tiempo; un recorrido, un afluente.
Delante de la abertura congenio bienaventuranzas que quizás quitasen recuerdos hostiles. La abro, la cierro permitiéndome subrayarla con renglones de páginas de libros muertos. Advierto su altura, su compromiso cuneiforme hasta la saciedad de los letargos arcanos. Remito plegarias con visiones recurrentes al verla, al apreciarla siendo solaz inexperto de cuanta conducencia pudiera significar.
Delante de la puerta creo en su banalidad, en atravesarla y poseer dos tiempos alternativos. Mitifico su funcionamiento al creerla suspicaz, avezada aunque nunca pesarosa. Es un orificio, un permiso hacia otros espacios donde pudiera sancionarme aventurero, misil de una sola precaución dándose subásticamente entre cercenados ríos abarcándome precursor. Y la cruzo.
Aledañas causalidades identifico cuando permanezco en el mismo sitio, sobre el mismo umbral. No he dormido ni he despertado, aunque un sueño apoderativo recluyese mi andar hacia un singular destino.
La puerta ha estado abierta, y al atravesarla he llegado donde había estado con anterioridad. Oigo el unívoco tránsito sin más pasos que el primero; lastimo el unísono suelo sin consuelo, cuando noto, cuando sinceramente percibo que esa abertura me ha deparado dando pasos cerca, cautelares ante la primera herida de una voluntad arreciando.

No hay comentarios: