Búsqueda personalizada

21/11/15

Hacia el agua

Crecía desde niño hasta desparramarse. Vilipendiaba los márgenes, en esa costa supeditaban los océanos sus orillas sustanciosas.
Solía permanecer en su casa; crecer resultaba una ignominia frente a su pasado pequeño, aunque creyese en tocar los cielos. Lo habían dejado ahí desde que había nacido. Huérfano, ofrecía discursos a las montañosas cimas de oblongos pasajes. Hasta que había huido, hasta que sus méritos condenaron su pusilánime búsqueda por empequeñecer toda altura.
Cerros capitales, advenedizos vientos no lo modificaban. Más allá, un desierto despavorido capsulaba reptiles de cristal dentro de ánforas de humo. Donde temió perderse halló habitaciones vacías sin hombre alguno; donde profanó adecuarse halló singulares pastos donde caer, arrepentirse y librarse a ese estupor nauseabundo con crecimientos arduos.
Crecerá hasta ceder su predominio a quien lo pidiera; a quien, justo, dispusiese siendo agua una avenida hacia el mismo centro de su cuerpo.
Aquel derramará todo lo existente hacia las orillas, luego hacia los mares, aunque prefiriendo huecos en nubes para crecer hacia alturas mortecinas.

No hay comentarios: