Búsqueda personalizada

9/9/15

Semillas

En el bosque de las mutaciones huelo migraciones de aves. Compruebo aquellos vuelos resonando en mi consciencia con trajes de esquimales partiendo ante el crepúsculo de un solo Dios. Y transito, camino, sobre el verde estupor de las fragancias.
La savia tocada suena como escorpión tiránico, mientras que durante el crépito de algunos animales sumerjo piernas en fangosas anguilas adormecidas. Cuando el sol penumbra las átonas variantes su música deviene de los suelos, de los lagos y venenos. No consuelo los arbitrarios devenires aquejándose sin sentido por errabundear palomas que ciertas veces decaen, anidan y pasean entre árboles; sino, acopio semillas y las distraigo en mis manos hasta su florecer. Hasta no haberlas ingerido desconozco sus frutos, éxtasis y muertes.
Sus muelas pelean contra las mías. Se genera un vértigo arrullado con el canto de las sombras. Y, lentamente, noto mis pies aunados al suelo, mis brazos verdes y horizontales: soy una planta.
Aquellos pasos y, al devorarme las semillas, corren hacia los submundos donde raíces encarnizan en acto voraz comedias de una transmutación pagana. Aquellos entumecimientos, aquellos desestimamientos por deshacerme de las nubes han estado protegiendo la flor, mi cabeza. Ya no camino, ya no me muevo sino hasta el nuevo batir de las alas del sol ave.

No hay comentarios: