Búsqueda personalizada

3/8/15

Plenitud sierva

En la tez degollada se iniciaban tiempos de servidumbres opacas. Era el principio de las temporalidades su causa, su razón y desazón; su conflicto patibulario arrastrándose con estigmas eternos.
Confío en que más de una tez no ha surgido esplendorosamente tras un cuchillo amenazador. Son las incurables maniobras de consuetudinarias costumbres. De insalobres alimentos, de vespertinos trajes radicándose entre migajas de un sol escondido.
Suelo treparme a escaleras atónitas con secuestros de escalones ensombrecidos. Los ato y desato, acato fugarme de la casa sabiéndome partícipe de economías dadas a los abusos. Fugado, caminando entre paganismos sin trepaciones por delante, se aferran instintos y se colorean visiones al olvidarlos.
Pero no volveré jamás a radicar, a hundir ni a masticar aquellos suelos cuyas rociadas gotas lamerán sombras de puertas abiertas con presentes trasladados hacia otros conflictos. Hacia otras mareas irán las servidumbres para contemplar los suelos y alhajas de pretéritos regadíos.

No hay comentarios: