Búsqueda personalizada

15/6/15

Mayúsculo

Frente a trascendencias minúsculas toda nimiedad se restriega. Se afirman los silbidos mausoléicos, se ahíncan los trinares movedizos y las alcurnias insublevantes. Cada átomo es mentor, indescifrable subyugador, sobre la tenacidad de los límites.
Ejemplificarán los tedios aquellas partículas cuando sabedoras consciencias rectificasen sus posturas. Cuando bajo la noche de las ingratitudes se desmiembren parásitos coagulantes, ansiará cada uno su preámbulo, argumento y sentido de fábulas descollando participaciones. Y sobre, bajo y entre las multitudinarias andanzas, habrá pleito, habrá desgracia hasta una síntesis procuradora de estallantes vínculos incorruptos.
Será canónica toda sapiencia ilimítrofe desangrando partes augurantes; será testigo, será juez de cuantas singularidades se presentaran con solvencia de negaciones victoriosas. Hasta darse complaciente en los mares de abigarradas pertenencias desglosándose imperecederas. Los súbditos del pavor vendrán solo con una bandera, cuyo título hará de minucias ciertas digresiones. Porque lo minúsculo frente a lo mayúsculo decaerá batiéndose en nidos de una cólera antropomórfica.
Solía hablarlo, decirlo; aguardaba –desde entonces- una oportuna claridad de estrabismos siderúrgicos. Repetía a clanes, solventaba audiciones con mayúsculas perdiciones; pero hasta una terca oscuridad resolviéndose letal.
En la era de los letargos, de las intransiciones y monosilábicas expectancias, hacía y decía que no había medios en la coyuntura de los placeres; y caía, pendía de un solo nudo el complot masivo de mayúsculos ardores.

No hay comentarios: