Búsqueda personalizada

19/5/15

Almaceno

Diré convertirme en profano atesorador de cuantas bestias me aclamen. Las hallaré y buscaré delante y detrás de escorpiones de bronce reflejando quintales de olvidos.
Dirás que no hay tales animales libres. Que no hay tales reflejos y tales ordenanzas; que no cederán los rumiantes a cavilar por un pluralismo de estruendosos mañanas descifrándome despierto, son dichos de quien ufanase desvelarme. Pero si todo no fuera un sueño, si los elementos oníricos prohibiesen emplearlos, dirás que un hombre soñando es peculiar recuerdo de cuantos teatros desfilasen otrora tras magnetismos.
Dirás cederme ante oficiales de un solo y mero símbolo acuartelado, de un Dios aguardando mi almacenamiento llevándome a ultratumba como fiel cobijador. Pero, por ser bestia, por ser animal encabritado y deforme, hallaré a los míos junto a sendas de un patíbulo llano.
Diré transformarme en hombre al soñar, y en bestia al dormir; aunque no aúllen nocturnas mis voces intentaré ladrar día a día en jaulas solitarias de pesadumbres clandestinas.

No hay comentarios: