Búsqueda personalizada

17/2/15

Retrotraer

Muerdo la ingrata sombra del recuerdo. Me asimilo a las penitencias, a los estrabismos y delinquires de la sagrada hoja de los péndulos.
Ya las antipatías regresan mascando columnas de una catedrática esfinge viva que retoña, amanece y duerme, bajo los tentáculos de un unicornio despierto. Ya las glándulas se disuelven, como se retiran aquellas marchas y bienalados cantos de paupérrimas disonancias.
Compito con el esclavo, con su gota derramándose sobre las aristas de cuadros móviles sin pintura ni precisión. Cuando consigo un devaneo me contrae el sonambulismo para partir hacia otras desdichas, hacia otros frentes donde una vez he vigilado en vano.
Ya, sin dientes, retraigo remembranzas de constipados nervios que pronto se disolverán en máculas pantanosas. Y aquellos rebaños, y aquellos trigos, se desparramarán surgiendo una y otra vez hasta descalzarse, alzarse y ungir sus rostros bajo las dicotomías de prófugas antorchas. 

No hay comentarios: