Búsqueda personalizada

2/2/15

Incendio

Veo; en el inflamable ejército de fuego, veo. Veo una llama enfureciendo aguas jamás despiertas, lo veo en la llamarada.
Una inagotable temperatura desatempera caudillos de los cables deviniendo. Se arriman ante el hogar estropicios para molicies paganas frente a una multitud de fogonazos. La llama se extiende aunque la llamarada no. La plaga de esoterismos cobija al dios de aventurantes clamores al pie de los ejercicios por transfigurar.
Nada ni nadie viene: estoy sentado junto al fuego mientras la llama se acerca, libremente, se acerca sin reproducirse y me extiende su mano. Al darle la mía, veo, veo un embrollo de fuego tiznando sus rojas brisas hasta mi pronta incineración. Y al avanzar, poniéndome de pie la llama se une a su única salvación, a la lenta llamarada de todos los incendios que veo. 

No hay comentarios: