Búsqueda personalizada

28/1/15

Deserción

He desocupado mi lugar, hemos exiliado una vez más hacia otros lugares. Las narrativas se fugan en estrópicas demandas bajo minerales aguaceros. Cada uno ata su bota, la mantiene, la fuerza; nada más que para humedecerla en el triste néctar de las flores secas.
Abandono mi espacio, nos retiramos de lo que ha sido un vejamen de inconductas parcelarias hasta el matiz de los sonidos con sus reglamentos. Nada permanece quieto. Todo desaparece dejando pasos perdidos cuando las avaricias por reglamentar prohíben su sumisión.
Nada permanece inquieto cuando fórmulas de ayeres ignoradas redundan boquiabiertas detrás de sus máximas. Pero yo puedo, yo puedo abarcarme y enseñorear tales dictámenes haciéndolos convictos de una fe posible a las deserciones dogmáticas. Más aún, todo aparece y se queda cuando mediando niveles consabidos relamo la bestia que me dará muerte si no la llevo conmigo.
A pesar de estas agrupaciones desertivas, no puedo llevarme el lugar, mi procedencia y antigua talla de establecimiento. Pero sé, creo y reconozco haber pertenecido a distantes espacios ya librados de mí y bajo una dependencia –nuestra- para aflorar aquellos vocablos ante su inusitez demandante. 

No hay comentarios: