Búsqueda personalizada

30/12/14

Empieza

Si abdujera todo tu vocabulario
palpitarían en mí abruptos delinquires por resucitar arcanas palabras.

Nada temo al tiempo, todo temo a la muerte.
Este pesebre de consideraciones no es mío ni tuyo,
aunque flotaran reminiscencias de náufragas tertulias.

Soy quien vino, quien va;
soy quien yendo y viniendo desgarra profecías proclamándolas invisibles.

Mis palabras van, ¡sí!,
pero van hacia un río
aunque no para disolverse;
sino para desplazar magnitudes,
para hundirse,
para olvidarse,
para ser cardumen que come palabras de vidrio.

No hay comentarios: