Búsqueda personalizada

25/9/14

El dueño del mar

Sabrán despertar ante los presagios de un capitán de mares. El es quien dirige las corrientes, los sismos y todo resto de aberración hecha en los océanos.
Tu barca caerá, se mimetizará con los restos de las profundidades, otras embarcaciones, otros estropicios. Pero podrás emerger y, victorioso, escapar del temido capitán de mares si te presentás, te hundís en las aguas del dolor y precipitás toda la nave hacia él. Porque el dueño de los mares te dará un concierto de pulpos maléficos que podrán devolverte fuera. Y no morirás, porque ese jefe te retribuirá a los vivos.
Si un ancla pensás regalarle, si algún obsequio o pertenencia osas darle, él no lo querrá; es que tiene tu barco y jamás podrás recuperarlo.
Si pensás darle la mano, el no la añorará; es decir, el capitán de los sismos tendrá tu nave mientras sobre las aguas quietas augurarás la dirección exacta que precisará tu naufragio para olvidarte de navegar. Si querés volver, o desafiarlo, anclará sus colmillos en tus pestañas, y su mandíbula se comerá tus recuerdos.
Así, así y tan cruento es el dueño del mar, aquel capitán llevándoselo todo mientras cuentas estrellas hasta tu próximo arribo desértico.

No hay comentarios: