Búsqueda personalizada

3/7/14

Perteneciente

Descarrila un andar frente a la inminencia del ocaso,
se perturban las cuencas de ojos adivinos en ver lunas sin calmas remanencias.
Las cirugías del terreno son viscosas al entrenarse bajo penumbras,
y cada palma de manos entumecidas da colores que disuelven las auroras.

¡Estoy ante el fin! ¡Ante la oscuridad! ¡Ante los asombros!
Pero río:
¡no soy el único!,
soy quien espera entre caminantes de noches sin trenes.

No hay comentarios: