Búsqueda personalizada

5/6/14

El hallazgo

Hay una pradera alrededor del hoyo. El camina para conocer, atinar, los riesgos de tamaño misterio acercándose.
Recuerda haberse perdido de niño entre estos pastos. Recuerda su ilusión de volver y hallar el camino correcto tras los bosques. Y tantea, busca los límites del agujero. Esto es malo. Podría caerse y permanecer olvidado para el resto. Aún así, continúa; y por más velocidades en frente sacudiéndolo con solo aire, sigue. Eso es. Estos vientos intentan arrojarlo dentro de la fosa. Sin embargo, él camina lentamente hacia ésta, y augura milagros deviniendo desde los fondos.
Situado ante el hoyo, mira. Mira y reconoce un cuerpo adentro. Con precaución, como a cualquier cosa pequeña.
Se siente uno, se siente él mismo ahí adentro. Porque tanto el niño perdido como el adulto buscando, se hallan, verifican una misma entidad de hombres arrastrados por un vendaval de semejanzas entre tiempos inconcebibles.

No hay comentarios: