Búsqueda personalizada

29/5/14

De piedra

Eran hombres de piedra juntándose para la conformación de un obelisco inmune. Cada uno ofrecía su cuerpo como parte, y más de una vez tenían que juntarse para continuar.
Puertas y ventanas habían sido huecos dejados por ellos. Las geometrías se desplegaban siendo alicientes para quien los visitara; y los visitantes eran hombres de piedra que se adosaban, a su querer, junto al resto. Nada ni nadie los disgregaba, ni una rebeldía ni un solo hombre. Y la construcción se esbeltizó sabiéndose contrarrestada por los vientos erosionando.
El obelisco fue creciendo, poco a poco, hasta llegar a la atmósfera. Y ninguno de los hombres de piedra temía caerse, desmoronarse sobre la arena seca de un desierto prudente. Es más, sabían con enfático temor que por acá y por allá los vientos devolvían la arena conmocionada hasta las médulas de las columnas de piedra.
Solo la arena fue ocultando el obelisco mientras se acercaba al techo, la cúpula, su corona. Solo los mares contemplaron la euforia de aquellos hombres que juntando sus brazos y piernas habían diseñado un rey, un obelisco vivo.

No hay comentarios: