Búsqueda personalizada

6/2/14

Voltaje

Corre hacia un espasmo vibrante. Cada vez que acciono la electricidad se esfuman las querencias de revivir apacigüedades. Los altos caen en bando descompuesto, y los bajos, aquellos bajos, se quebrantan junto al crepitar de las corrientes.
Se desatan caños, emerge la plenitud de las orillas; y cada vez más temido es el sulfuroso quemazón de plenilunios ardientes. Donde nada hay, se quema la nada ante la inequívoca voz de un cable. Los capullos de aromas vertidos desde las melodías de los hombres, es extinto, terminal y destinal. Cada cable lleva su ardor, cada cable lo trae, cada tránsito lo depara junto a los mausoleos de las extinciones con agua evaporada. Y solo el rechazo, un rechazo, transmite electricidad donde cada paroxismo es consecutivo.
Corre hacia un desequilibrio culminante el néctar del fuego mientras achicharra sobre sus regazos la última fuga de algodones hirviendo. Y ante los vacíos de los gritos, quema, degolla cuellos junto a los trámites de su encendido.

No hay comentarios: