Búsqueda personalizada

19/2/14

División

Aquel hombre debía alcanzar su destino, caminos fronterizos. Debía llegar a la frontera, y así, cruzarla para conseguir su bosquejo de meta. Y cada día le resultó paradigmático, senil y desprovisto de señales; le parecía lindar su objetivo.
Desempeña artilugios eficaces aquel hombre mientras camina. Su andar es lento, el camino pedregoso –entre hierbas y piedras-, y cada vez que mira hacia atrás, una infinidad de rompecabezas lo sumen en un desprolijo juego temerario. Porque hace con lúdicos movimientos las mismas hazañas hechas por cada viajante que ha pasado por el mismo sitio.
Cada uno había hecho la misma imagen, el mismo tino de sombras y perspectivas ahí donde él solamente las repetía. Y había cedido, caminaba exhausto, y había visto justo la frontera especulante.
Ante andanzas juglarescas el mismo hombre se detendrá en el límite. Una parte de sí irá hacia más allá, otra, recordará el juego. El hombre dividido por la frontera podrá volver y no recordar, mientras, el que sucederá aquellos sitiales, al olvido deberá su parte restante.

No hay comentarios: