Búsqueda personalizada

6/11/13

Recodo vivo

Todos los objetos eran hallados en los recodos móviles. Todo era ahí encontrado, ahí identificado y de ahí expulsado hacia los espacios útiles; todo, hasta que los espacios habían cobrado vida propia.
Ninguno dejaba los objetos en los recodos de las habitaciones, pero estos –pendiendo- caían hacia los ángulos donde se podían obtener. Se mezclaban, se disgregaban y hasta se obtenían con sigilosas búsquedas. Es que al ufanarse detrás de ellos, los recodos con sus aristas y vértices se movían impidiéndolo. Pero luego de varios trajines los obtenían, los agarraban y se los llevaban para emplearlos. Cada uno de estos objetos no sufría daño alguno, ni quedaba imposibilitado para su uso ni se quebraba para su pronta reparación. Y los ángulos vivos siguieron desafiando la calma rutina de los empleadores sujetos a marchas vagas.
Pero comprenderán que los espacios se doblegarán, existirán más allá de los recodos y ocuparán sus espacios. La plañidería vendrá, la fijeza de utilidades vendrá y lo llano desplazará a los recodos hasta moverlos, vivientes, en sutil camino hacia la desolación de sus goces.

No hay comentarios: