Búsqueda personalizada

24/10/13

Lagunas de sol

El espejo de una superficie arrebatada por los vientos es incompleto. Rizadas, las aguas germinarán detalles de un inequívoco desconcierto, y de un leal acercamiento. Cuando rebuscadas las hallen, el brillo, su brillo será pertinaz.
Soles desde los altos profundizan la concavidad de un lago. Desarrollo prematuro, convergiendo en convexidad por las levedades de los vientos, esa laguna reclama su apogeo. Y es el sol permitiéndose colmarla, domarla y extralimitarse según sus credibilidades donde los fuegos llamean.
Es imposible ver aquel lago, el sol ha descendido y las calmas por una beatífica ensoñación se disuelven ante los abruptos pasos de lejanías rupestres. El sol bajo a la tierra, se apoderó de unas aguas y es relato de fuegos inclementes. Pugnarás por desafiarlos, por derruirlos y despojarlos de la tierra; pero llamas hay que acometen contra cualquiera. Y desde que ya no hay sol celestial, estas brumas desde las aguas desafiándolo conquistan las lúgubres marchas hacia esquelas de indómitas limitaciones.
Sol que no se va es sol que detiene en sí los clamores e incendia los perímetros. Deglute los horizontes y marcha fiel hacia las hegemonías de cuartos asoleados por derramarse, destellar y aproximarse –vanamente- en sienes de todo órgano abstraído.

No hay comentarios: