Búsqueda personalizada

2/5/13

Bomba de agujas


Una bomba era urgida, una explosión de sus agujas detonando el azar. Era una, una sola bomba para que las tierras se expandiesen hacia donde quisieran. Y el elemento se construyó.
Habían agujas grandes, otras chicas, y sin embargo todas eran útiles. Ante los deseos de los constructores, todo nimio parentesco servía. A veces, clavos se inmiscuían adentro del proyectil, otras, cortafierros, y todo era útil para la gran explosión destacada siendo azarosa. Es que habían ovillos adelante cuando la bomba detonara, y los ingredientes de tal armamento irían a utilizar los hilos para construir lo que les viniese en gana. Iba a ser una prueba para dilucidar qué hacía el azar por sí solo, la detonación, y su consiguiente expansión de agujas a velocidades extremas yendo y viniendo construyéndose en los espacios de telares concluyentes. Y se irían y vendrían: constatarían qué sería un caos.
Pero la explosión es tal que deshace las agujas, las carcome y derrite. Y es así que los ovillos quedan intactos aunque alejados distantemente por los vientos azarosos con su orden imprevisto.