Búsqueda personalizada

21/2/13

Vuela


Sin espacios entre sí, caerán los agotados y volarán sin alas. Nada permanecerá quieto, reposado y estadístico. Solo un vuelo, y no otro, mermarán las superficies del daño reptil.
A partir de la vecindad del tornado, me sé gratificado por las innumerables hojas volando en mí. Arboles las despedirán desde haberse aflorado reptiles en común concierto. No oirán planetas ni galaxias el temblor masivo visto sobre cada superficie. Y las concreciones dadas desde cada malsano pavor, revolotearán. Porque en mí nada existirá, nada se gratificará ni moverá cuando mi turno llegue. Sé que libro ascuas a quien, ocupado, libre cada espasmo desde las huellas del sinsabor. Tomaré tu respiro, tu ansia y desdicha conmigo; e iré hacia las nubes si es que no decaigo y muero.
Soy un reptil, soy y lo seré. Nada contrariará mi especificidad en los vuelos donde podré adueñarme de las hojas, de esos sinsabores, y de cada confesión. Volaré con las aguas de los escasos ríos y rondaré las milésimas de cuantías de lodo desparramado a través de esta tormenta huracanada.
Seré quien vuele junto a vos, junto a tu engaño y misericordia. Seré porque jamás dejaré de serlo, quien caiga sobre esos árboles y devuelva las hojas.