Búsqueda personalizada

17/1/13

Grave


Te tiño de negro bajo el sembradío de haces desolándote penuria. Temo no amordazarte ni atarte miembros porque hazañas de verdinegras caballerías se elevan. Y ciño el temblor de tus efigies al irradiarte presunta tortura amasadora.
Las claves del escape son las muertes entre siglos de esperas sin tinturas. Estas deben prevalecer, aquietarte y denunciarte relevantes ante los mismos aguardantes donde estás. Esperan las cicatrices la bruma de los soles asediándote invista desde renglones donde la primer medida es la contingencia de enclaves. Y te denuncio, te arrebato, mientras creas lisonjear las penínsulas de los agravios.
Esperás las conveniencias delatoras mientras blanco eres, porque en negro huyes. Esperás los encuentros de personas donde poder ubicarte es tesoro digno sobre antenas de aullidos. Sé que podrás reírte, difamar, pero será mientras te titules dándole muerte al viento y vida a las nubes.
Serás espera, día y tarde; serás quien se anime a clavar el naipe, y quien haga de maremotos unos tajos alambrados. Serás, sí que serás, quien jale la soga, pero no quien diga el momento preciso de limpiar rojas tinturas.