Búsqueda personalizada

20/12/12

Extraño tesón


Entre la polémica de los constructores, comienzan a elaborar un muro frente al mar. Lo alzan con ladrillo y cemento, aquellos tan involucrados trabajadores. Y ante la postulación de varios devenires perjudiciales, sin oír construyen.
La inicial contienda la había dado éste, ese mar profundo y mezquino, sagaz y humillante. El primer motivo, el último existente. Y las verbosidades daban movimientos entre delinquires absorbiéndolo todo hasta callar las náuseas del incompromiso.
Ellos llevan ladrillo por ladrillo, piedra por piedra hasta la sinuosa emergencia del principio voraz. Día y noche laboran hasta comprenderse en su justo y sano medio prefabricando anzuelos sobre la arena tirados.
Porque nadie más que ellos conocían las injurias y amenazas por el océano dichas, explicadas. Nadie más que ellos había oído la sentencia de asfixia si el mar los tocara.