Búsqueda personalizada

29/11/12

Diente


Un diente embato desde los inicios de mi jornada. Un colmillo que es mío, de mi boca rebosando esplenditudes. Una mandíbula que es recorrido, insano valor, de varias conveniencias por deber.
Lo enfrento, lo alzo e interfiero entre pelasgos. Un diente con dientes hasta desfallecer abriendo cauces donde poder interminablemente recurrir. Soy quien los depara, quien los embebe, quien los degüella. Soy un sensato cazador de tigres alzando mi mandíbula contra él, contra el vejado animal. Y lo enemistaré si lo osa, lo achicaré si lo rehúye.
El camina, me mira, al verme lo veo, lo escruto, lo analizo; y nada más cerrar mi boca, él camina, aunque no temiéndome. Lo observo, le susurro, le implico temor, osados temblequeos y puritanos revelamientos. Soy quien dice ser, un cazador, y desde el alba hasta el atardecer, seré su asesino.
Quitaré su muela, sus diente, sus colmillos. Oirá el tigre lo dicho, lo temiblemente dispuesto. Pero falta, resta tiempo; entonces colmillo contra colmillo, anublados nos enfrentamos en el valle de barras de hierro y techo metálico. Durante la jornada, maté a quien había capturado, encapuchado y quitado del bosque de los milagros austeros.