Búsqueda personalizada

25/10/12

Mudar


Siempre revuela tu sol,
siempre caen solares en tu diurna marcha.

Siempre se usan tus antídotos,
siempre refrescan los ídolos sus vastedades así ponientes;
siempre sos excusa, recipiente y tenor vociferante cuando hay retruécanos bajo lágrimas.

Pero nunca, jamás,
una ira; ni una violencia, ni un sitial de disconformidad resultante entre tus variaciones yugulares.