Búsqueda personalizada

29/1/09

Arabescos

Continúa; se escribe sin puntos, sin detenimientos esgrime como espada despierta contra el silencio templanza. Las caricias sobre cada roce de sus blanduras son idas y venidas que ningún sueño produce. Los séquitos de todo reino reúnen incompasivos sentencias para que un arabesco se duerma; aunque sepan que no duerme ni despierta, que carece de consciencia, de suspenso. Nada lo mantiene tan vivo como el saberse movimiento, idas y venidas que decide producir. Continúa; los arabescos descansarán cuando toda eternidad le digne su tiempo, y todo espacio, su lugar. Continúa, el arabesco nunca tuvo ni tiempo y ni lugar medido, siempre fue alcanzable nada más que por continuidad imprevista.

No hay comentarios: