Búsqueda personalizada

11/11/07

Jamás lo sabré antes

Donde no sé, siento

Soy sentido. Ufanadas respiraciones elucubran, olfateando, a los restos de mis tremulaciones olorosas. Cuando mediante la aspereza aireada se disuaden las transferencias, aún soy advertido; cuando mediante la pulsión de un melodioso dedo sobre mis labios se recompone la comunicación. Que gustando de los sentires adelgazo a las limas embrutecedoras –las torno inoperantes y hasta modeladoras de gracia-, es sin más el proyecto de un cuerpo ansiando el consecuente producto que desde la simple percepción será sentimiento.

Hube cantado con juguetes lo mismo que ahora con melodramas. Se transplantaron, al imponerle con su impacto el respeto de una censura temporal, las verdosidades del rociado jardín de juegos. Hoy, día a día, ante vos me regocijo durante los eternos recréos apenas sabiendo que soy tu latir. Son esos momentos que no cesan –por desposeer principio y fin-, los que me aseguran sobre la infinitud de los sentires.

Soy sentido; aunque desconozca lo que sientas lo seré. Vos, sos advertida; con el símil desazón por ignorar lo que percibo. Y, restaurando de la perdición a estos desencadenamientos precoces, serán, los sentimientos, el despertar. Desenigmatizarán a nuestro nocturno ronronéo gatuno.

No hay comentarios: