Búsqueda personalizada

30/9/22

Tormentos

 

Tormentos boquiabiertos petrificaban audacias cognitivas durante la prístinidad de mausoleos cósmicos.

Tormentos boquiabiertos petrificaban ilusiones de mermadas afluencias entre estragos de oriundos pululantes durante los ungüentos de frenéticos miramientos.


Mientras las vanaglorias de un veloz reliquiario petulante inflamaba constipaciones albedríacas.


Ufanó lo tácito,

recibió la singularidad;

ufanó la espera,

destruyó la ira.


Tormentos boquiabiertos petrifican;

mientras la vigilia de una vanagloria insigne instaura alusiones bajo la fuente de longevos imperennes.

23/9/22

Ocaso solar

 

El presagio de yugos extirpados asiduaban.

La verborragia ahíta de convulsiones dispares comulgaba.

Y, el insípido deguste de júbilo catacúmbico, perecía bajo los rastros de un predominio apenas instaurado en aquel mausoleo de zigzags oprimidos.


Perecía la tumba, perecía la vitalidad.

Existía el rubor, existía el aumento de inmiscuiciones donde cada vernácula tregua mordía asiduas paridades durante las benemeritudes de un aluvión de estridencias agnósticas, aunque paralelas, aunque aisladas y perplejas.


Aunque las efervescencias de futilidades derramasen el frenético auge,

aunque las efervescencias de mutilaciones compungieran el fértil declive;

aunque cada unísono, variable, desleyera orares paulatinos bajo el ocaso de los soles.

16/9/22

Torsión

 

Configuraciones arduas incineraban el marfil de longevas cataciones.

Así, el pésame retornó en benemeritudes,

así, el desbarajuste retornó en sinceridad,

así, cada misión, cada misionero, cada auge, retornó en filantropía.


Al desleer fehacientes cobijos, apresuré el llanto.

Sin embargo, aquellos lagrimales temieron agnosticismos, sin embargo, esa creencia catapultó cada lágrima.

Entonces presurizaron benevolencias hasta el vapuleo entre sinfines de ilusiones vanas;

vanerías paganas, vanerías dialécticas, vanerías mordientes.

Sin embargo, aquel líquido evaporaba, mezclaba, atribuía una razón inocua;

entonces su probidad percató conclusiones de una prematura torsión.

9/9/22

Crepúsculo, ocaso y alba

 

Durante los arcaísmos prematuros, la ceguedad de minutos aguardaba su fin.

Pleonaba disensiones ilustres;

coronaba disertaciones volumétricas,

rotulando fragores de una tregua embestida dominaron los arquetipos fluorescentes hasta cegar cada agnosticismo de calamidades de efervescencias inculcadas bajo el dómito desenlace de benemeritudes zigzagueantes y tribulaciones patibularias entre más y mayores distancias para asechar cada duda hasta los rincones de una disipación transparente.

Durante los arcaísmos prematuros, la sed involucraba inusitaciones en dominios de volcanerías sofisticadas.

Durante los arcaísmos prematuros, númenes designaban vinculaciones tácitas, audaces y crepusculares.


Sin embargo, devino el ocaso.

Atisbó una deificación silente.

Sin embargo, devino el alba entre penurias de un sinfín de roturas.

2/9/22

Despierto durmiendo

 

Próximas elocubridades arrimaban subterfugios de divinidades palaciegas.

Anteriores cúmulos desistían ante la ciega perplejidad de horizontes finitos.


Despertando verborragias ahítas, verborragias austeras, verborragias pusilánimes, durmiendo, atesorando el rubor de inconsciencias paulatinas, convencí parámetros de inocuas asiduidades.


Próximos embistes itineraron el perpetuo vapuleo hacia un cosmos de galaxias universales.


Entonces, convencí la longevidad;

convencí la fehaciencia,

convencí un impacto de veneraciones auditivas; aunque convexas, por más concavidad de mausoleos nauseabundos migrando hacia la esfera de un mosilábico estandarte.


Pero despierto, durmiendo, rotundas y próximas y anteriores insuficiencias de dilatadas lugubridades.

26/8/22

Metales de espacio

 

Concluían hierros sus ofrendas de pusilanimidades estruendosas. Asimilaban su vocablo mientras desafueros indemnes asechaban metodologías de ruindades de cobre.

Espontáneamente, un espacio arrimó su caudal ante los hierros en desuso; ampliándolos, los cortó, los diseccionó, los amarró durante la barbarie del sigilo audaz. Momentáneamente, otro espacio vertió su lagrimal sobre los dientes de una lengua ignorada; hasta devenir en hierro, en patíbulo, en deserción. Y, así, hubo cobrizas infamias hasta las imploraciones de ángulos circunspectos, en ángulos de un metal ya convertido en espacio.

Concluye un hierro. Participa un hierro. Sofoca un hierro.

Concluye un metal de espacios vanos entre la nadería de un universo vacío.

19/8/22

Vértebras

 

Misericordias austeras pululaban entre restos de un itinerario veloz.

Rápido, vertiginoso, frenético y audaz.

Así, urgen miramientos bajo constatales ojos con pupilas de vértebras. Cada hueso de esa columna irrita náuseas de convulsiones intrigantes. Así, vapulea la insignia de mirares bajo el vejamen de una voz sin lengua. De una voz memorial, de una voz proba. Y, mientras los desenlaces insisten por aglutinarse, y, durante la convicción rapaz cuyo benemérito instala funcionamientos de agnósticos holocaustos, y, mientras las finitudes de un universo raquítico hunde su galaxia entre trinos de incautas fehaciencias, cada hueso mira, cada hueso pulsa, cada hueso lastima.

Sin embargo, aunaba cada velocidad su pálpito fidedigno.

Sin embargo, ociaba cada vértebra su ósea calamidad.

Sin embargo, descreía percances, sino una variante del unísono riesgo de sonidos silenciosos.

12/8/22

Hilvano deshilvanando

 

Hilvana cada perplejidad su abismo sulfuroso,

señala cada presunción su consuelo probo;

hilvana cada permiso su ardid longevo,

señala cada tramitaje su galaxial parto.


Fecundos mares deshilvanan fueguinos perjurios,

fecundos mares ignoran los raptos de un océano benevolente;

y ahíto, y convulso, y compulsivo.


Sin embargo ato océanos de mareas constatadas;

los derruyo, los modelo, los hilvano deshilvanando misantropías cósmicas.

Y la urgencia y su retraso, y las plegarias y su sumisión.

5/8/22

Antorcha

 

Vacuos frenesíes de antorchas agujereaban el fuego de compungidas náuseas mimetizando mayores llamas fidedignas agnósticamente suturadas entre hilos de variantes convulsas.


Así, mella, así, procura, así, vapulea.

Donde vapulea, donde procura, donde mella, la antorcha derrama la sal de benevolencias paganas.


Sin embargo las aristas eufóricas ahuecan los cilindros de vértices paradigmáticos, de vértices armoniosos, de vértices iracundos ante ese cúmulo siendo cúspide de misantropías desfalleciendo.


Aunque el percance,

aunque el fuego de la antorcha,

clama treguas de menoscabos ínfimos.

29/7/22

Reloj

 

Durante segundos de estupor,

cuyas variables arguyen oraciones mimetizadas,

oraciones glandulares;

durante la veja de minutos firmes,

cuyo desalme incurre entre huéspedes agnósticos;

durante la estruendosa sofistificación de máculas de arrobos de estridencias.


Hallé el volcán,

durante la consanguinidad de velocidades perplejas,

durante horas de un reloj plausible y probo aletargando más y mayores implantaciones.

Powered By Blogger